Periodoncia

 

Más conocida como piorrea, la enfermedad periodontal es una patología de los tejidos de sujeción del diente, la cual comienza con la gingivitis, es decir, la inflamación de las encías y su sangrado. Ésta es reversible si se trata profesionalmente llevando a cabo uno, además, una buena higiene oral en casa. Si su tratamiento no se lleva a cabo progresa a periodontitis.

 

En esta fase se destruye el ligamento periodontal encargado de unir al diente y al hueso. Si progresa aun más existe pérdida de hueso y, además, posible pérdida de la pieza dental.

La piorrea es causada por la presencia de bacterias en la placa acumulada, la cual se endurece convirtiéndose en sarro si no se elimina previamente.

El tabaco, estrés o la obesidad son factores agravantes de la enfermedad.

El objetivo del tratamiento es controlar, además de eliminar la infección provocada por la enfermedad, consiguiendo que la destrucción del hueso se detenga, aunque no se recupera lo perdido anteriormente. No obstante existen tratamientos capaces de regenerar estos tejidos destruidos en los casos más graves.

Lo más favorable sería el diagnóstico y tratamiento precoz de la enfermedad para conseguir resultados más beneficiosos.

El paciente debe cumplir las visitas pactadas al dentista para controlar la enfermedad y mantenerla.

 

 

Fases de La Enfermedad

Gingivitis

Las bacterias causan la inflamación de las encias que es lo que se conoce como gingivitis y que corresponde a la primera fase de la enfermedad.

Los principales signos son el sangrado, el enrojecimiento y la inflamación de las encias.Esta enfermedad  se pude solucionar con una buena higiene dental diaria, y con la buena higiene dental diaria, y con la correspondiente limpieza bucodental periodica por parte de un odontologo.

 

Periodontitis

Si la Gingivitis no se diagnostica y trata a tiempo , puede convertirse en una periodontitis. En esta fase se crean bolsas de sarro alrededor de las encias que van progresivamente dañando el tejido, los ligamentos y el hueso que sirvan de soporte a los dientes hasta que finalmente estos se aflojan y caen.

Factores de Riesgo

Son numerosos los factores de riesgos asociados al desarrollo de esta enfermedad, veamos los principales.

  • Tabaco. Los tejidos bucales están espuestos a una alta dosis de nicotina. Esta sustancia provoca una disminución de los signos relacionados con la periodontitis, tales como el sangrado, el enrojecimiento o la inflamación. Sin embargo, un fumador tiene mayor perdida ósea, bolsas periodontales más profundas y mayor riesgos de recesión de las encias.
  • Cambios Hormonales en la Mujer. Es frecuente que los cambios hormonales que sufre la mujer en diferentes momento de su vida provoquen cambios en las encias que se vuelven mas sensibles.
  • Diabetes. Las personas que sufren de diabetes tienen mayor riesgo de desarollar infecciones, entre ellos periodontitis. Mientras que las personas con periodontistis pueden aumentar la resistencia de la insulina.
  • Estrés. El estres puede provocar que el cuerpo tenga mas dificultad para luchar contra las infecciones, como por ejemplo, una enfermedad periodontal.
  • Ingesta de Medicamentos. Ciertos medicamentos como los antidepresivos o algunos para el corazón  pueden afectar la salud bucal porque disminuyen la producción de saliva que es un agente higenizante

¿Como Puedo Mantener mis dientes y encias sanos después del tratamiento?

La enfermedad periodontal es una patologia bucal que precisa de la total colaboración del paciente. Si el periodoncista ha realizado el tratamiento para solucionar su problema de encias, ante todo precisa de su colaboración y cooperación para mantener en el tiempo el resultado del tratamiento. Por eso es fundamental que :

  • Se cepille los dientes con frecuencia, utilizando el hilo dental para retirar los alimentos que se quedan entre los dientes, donde los filamentos del cepillo no llegan correctamente. Es posible que el profesional le recete una pasta o un colutorio con clorhexidina que le ayude a mantener a raya las bacterias. Si bien no debe abusarse de ello pues tiñe los dientes.
  • Visite al especialista de forma regular. Sera el propio odontologo quien - en función de la gravedad de su problema- le indicara la frecuencia de la visita.
  • Evite el tabaco.